El Salvador y su papel clave para la sana competencia en la región

[qrcode]

Lea en digital

sc_logo martes 22 de noviembre, 2022Hace 2 semanas

BlogSC

“El Salvador y su papel clave para la sana competencia en la región”

Por Gerardo Henríquez*

La Red Centroamericana y del Caribe de Autoridades nacionales encargadas de Competencia (RECAC) es un mecanismo de cooperación y colaboración de gran relevancia para la región al ser un escenario clave para coordinar el trabajo conjunto de los países en la materia con el objetivo de fortalecer la protección de la competencia en los mercados, desarrollar interrelaciones y la ayuda mutua para la tutela efectiva de la competencia y contribuir a mantener una dinámica de sana competencia en los mercados centroamericanos coadyuvando a la consolidación de los procesos de integración económica y social.

La relación entre la competencia y el crecimiento económico para nuestros países es concomitante al ser las leyes de competencia el instrumento que permite erradicar imperfecciones en el funcionamiento de los mercados que obstaculizan la adecuada interacción entre la oferta y la demanda, promoviendo una mejora asignación de recursos y la competitividad de las empresas. Existe evidencia que los mercados sanos y dinámicos abren un abanico de beneficios en múltiples trincheras. Lo dice la teoría económica y lo reafirman los consumidores quienes, a más competencia en el mercado, mayores opciones tienen de compra, tanto en variedad, calidad y precios.

Durante el 2022 como El Salvador hemos liderado la presidencia pro- tempore de la RECAC y en múltiples ocasiones como Superintendencia de Competencia hemos ostentado la Secretaría Ejecutiva por decisión del pleno de la RECAC. Desde la posición de liderazgo, reconocemos los notables avances del proceso de integración en Centroamérica, haciendo relevante el trabajo coordinado de las autoridades de competencia que acompañen y fortalezcan dichos procesos.

Nuestra misión desde la RECAC ha sido la de propiciar un incremento de la interacción entre autoridades nacionales de competencia, fortaleciendo el cumplimiento de las funciones de prevención, detección y persecución de prácticas anticompetitivas que puedan presentarse en los mercados regionales; así como la cooperación internacional a nivel regional que permita el incrementó de las capacidades institucionales con base a las experiencias entre homólogos centroamericanos, con el fin de crear condiciones en un entorno propicio para el comercio regional y certeza para la atracción de inversiones.

La Competencia es una herramienta estratégica que permite mayor eficiencia económica. Destacados teóricos de la economía como Nickell (1996); Aghion (2008) y Buccirossi (2013), señalan que la competencia en los mercados genera un incremento en la productividad de las empresas y dentro de los mercados, dado que, en mercados competitivos, las empresas se ven en la necesidad de innovar y mejorar constantemente la calidad de sus productos y servicios para atraer clientes e incrementar sus ventas.

Autoridades de competencia pujantes y determinadas como las que participan en la Red son guardianes del funcionamiento competitivo de los mercados nacionales y uniendo sinergias, a través de la RECAC, velar por la mantener mercados regionales en los que no se distorsionen las condiciones de competencia en la región.

En ese sentido, la región crece en armonía y justicia económica con nuestro quehacer como RECAC; con la promoción de mercados sanos donde exista un marco de reglas claras para que todos los competidores tengan un crecimiento económico inclusivo, de prosperidad compartida, dado que permite diagnosticar posibles afectaciones y dictar remedios o correcciones, cuando se detecta algún riesgo o falla que afecte al bienestar de todos los involucrados en la economía, empresas, Estados y los ciudadanos.

En el caso de El Salvador, la Superintendencia de Competencia (SC) está trabajando por garantizar, con su participación en la RECAC, una sana competencia en la región; por ello hemos decidido siempre, predicar con el ejemplo y empezar sin titubeos en casa. Nuestra misión ha sido simple pero contundente: nadie está sobre la ley.

Bajo la gestión del Presidente Nayib Bukele y su genuino interés por propiciar el desarrollo de nuestra nación hemos posicionado a nivel regional a El Salvador como un territorio que lidera la promoción, defensa y protección de la competencia. El rol fundamental de la SC se centra en promover que exista competencia, marcando un entorno de reglas claras en el que todos puedan participar en igualdad de condiciones, prevenir distorsiones y barreras, y garantizar la existencia de una sana rivalidad entre los competidores, eliminando las prácticas contrarias a ella, que se encuentran prohibidas por la Ley de Competencia.

Ejemplo de lo anterior es que en nuestro histórico de vida como institución hemos enviado mensajes claros: nadie está sobre los intereses de la población ni del cumplimiento de la Ley de Competencia. Es por que en los últimos 15 años hemos impuesto 105 multas en 63 casos: 58 multas han sido por prácticas anticompetitivas (14 por posición dominantes y 44 acuerdos entre competidores) y 47 por otras infracciones a la Ley de Competencia. El monto total de multas impuestas asciende a $17,664,004.34; siendo el 55% por prácticas anticompetitivas y el restante 45% por otras infracciones a LC. A la fecha, gracias a la labor incesante de la SC se han cobrado a las empresas infractoras de la Ley e ingresado a las arcas públicas del Estado $11,877,355.34.

Lo anterior es el reflejo de una verdad irrefutable: un marco normativo claro, transparente y eficiente estimula la confianza de los empresarios, generando un ambiente propicio para que las empresas puedan confiar en la sana competencia en El Salvador y pueda rivalizar por ganar legítimamente sus clientes, alcanzando su objetivo empresarial que le permita crecer y a su vez ser más competitivas; lo que al final del día se traduce en entornos propicios para la inversión.

La competencia establece, por tanto, un marco de reglas claras que favorece la inversión y nos beneficia a todos con mayor productividad, innovación, mejores precios; pero, además, aporta a la desigualdad evitando que existan aumentos de precios con márgenes superiores de ganancia que benefician a unos pocos, pero afectando los ingresos de las familias en servicios o productos esenciales como alimentos y medicamentos como consecuencia de acuerdos prohibidos por la Ley.

Sin lugar a dudas, como país estamos avanzando en la protección de mercados justos para todos; como región a través de la RECAC caminamos sobre la misma visión conjunta: la sana competencia en los mercados impacta directamente en el bolsillo de los ciudadanos de nuestros países, ya que existen mejores precios, aumenta la calidad e innovación, y, por ende, la población en general se ve beneficiada al tener mayor acceso a una variedad de productos y servicios para atender sus necesidades, según su capacidad económica.

Gerardo Henríquez es el nuevo superintendente de competencia

*Superintendente de Competencia de El Salvador

MÁS ARTÍCULOS:
8 de Marzo: Mujeres cambiando realidades.

8 de marzo: Las mujeres cambiando realidades Por Alejandra Arce*Hoy en día las mujeres contamos con los mismos derechos que los hombres, pero con una deuda social aún no saldada. Desde La Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana del 28 de octubre de...

leer más