Áreas de trabajo

Última actualización: 18-Jun-2014

 

La Superintendencia de Competencia es una institución autónoma cuya estructura jerárquica depende directamente de la Presidencia de la República.

Cuenta con personalidad jurídica, patrimonio propio y es de carácter técnico, su autonomía comprende lo administrativo y presupuestario para el ejercicio de las atribuciones y deberes que se estipulan en la Ley de Competencia y en las demás disposiciones aplicables.

El desarrollo de sus actividades se pueden clasificar en dos grandes áreas de trabajo las cuales son ejecutadas con base en dos facultades institucionales, que son:

  • INVESTIGATIVA: a cargo del Superintendente, quien ejerce la representación legal de la institución.
  • RESOLUTIVA: a cargo del Consejo Directivo, autoridad máxima, órgano colegiado presidido por el Superintendente.

 

Áreas de trabajo

APLICACIÓN DE LA LEY 

Comprende la investigación y sanción de prácticas anticompetitivas, así como también los procedimientos administrativos sancionadores relativos al incumplimiento de las obligaciones especificas de la Ley de Competencia. Además comprende el análisis de solicitudes de autorización de concentración económica.
Temas relacionados:
Prácticas anticompetitivas - Concentraciones económicas - Otras infracciones - Consultas y solicitudes
 
PROMOCIÓN DE LA COMPETENCIA

El área de promoción o abogacía de la competencia, de conformidad a la Red Internacional de Competencia Económica (RICE), hace referencia a las actividades de las autoridades de competencia relacionadas con la promoción de un entorno competitivo para las actividades económicas. Temas relacionados:
Estudios sectoriales - Opiniones - Recomendaciones de política pública - Acuerdos y convenios - Actividad internacional

 

Funciones y atribuciones de la Superintendencia

 La Superintendencia cumple con las siguientes funciones:

  1. Contribuir en la promoción y protección de la competencia, mediante la prevención y eliminación de prácticas anticompetitivas que, manifestadas bajo cualquier forma limiten o restrinjan la competencia o impidan el acceso al mercado a cualquier agente económico, a efecto de incrementar la eficiencia económica y el bienestar de los consumidores;

  2. Coadyuvar en el desarrollo económico y social, mediante el incremento de la producción, la productividad, la racional utilización de los recursos, así como la defensa del interés de los consumidores;

  3. Contribuir al desarrollo de la libertad económica, en lo que no se oponga al interés social, fomentando y protegiendo la iniciativa privada dentro de las condiciones que acrecienten la riqueza nacional, pero que aseguren sus beneficios al mayor número de habitantes del país; y

  4. Lograr una economía más competitiva y eficiente, promoviendo su transparencia y accesibilidad, fomentando el dinamismo y el crecimiento de la misma para beneficiar al consumidor.

La Superintendencia previene y elimina las prácticas anticompetitivas; asimismo, la referida autoridad cuenta con la facultad de autorizar, condicionar o denegar concentraciones económicas entre agentes económicos independientes entre sí y que superen los umbrales establecidos en la Ley de Competencia.